Visitar la Costa Oeste de USA en una semana

Visitar la Costa Oeste de USA en una semana

Plan para una semana en la Costa Oeste de los Estados Unidos

Uno de los destinos preferidos de Estados Unidos es su Costa Oeste. En ella, desierto, playa, montaña, maravillas naturales, tradiciones ancestrales y lo más puntero de la contemporaneidad se unen para formar un puzzle que sin duda debe ser admirado al menos una vez en la vida.

Si dispones de una semana para llevarte lo mejor de esta costa, aquí encontrarás una ruta con la que no te perderás nada.

Día 1: LA (Hollywood, West Hollywood y Beverly Hills)

La primera parada de nuestro viaje por la Costa Oeste es, como no podía ser de otra manera, la ciudad de Los Ángeles.

Los Ángeles es una ciudad llena de contrastes, una ciudad de ciudades en la que empaparse de multiculturalidad, arte y cine (mucho cine). Y como en todos los grandes viajes, la ciudad hay que comenzar a quererla desde su núcleo central que es, por supuesto, Hollywood. Déjate llevar por sus teatros, su noche, sus restaurantes de todas las nacionalidades, su cine. No dejes de visitar el Paseo de la Fama (en Hollywood blvd.); el Teatro Chino (6925 de Hollywood blvd.); el famoso Dolby Theater (Hollywood & Highland); Amoeba -la mejor tienda de música de California- (6400 Sunset Blvd.); el Hollywood Sign -un must si estás en Hollywood- (sube por Beachwood Canyon) y el Observatorio Griffith, situado en el interior del parque Griffith, desde donde contemplar una de las mejores vistas de la ciudad.

Muy cerca de Hollywood está West Hollywood, uno de los distritos más punteros de LA. En él aprovecha para darte un capricho en forma de compras en el Design District (Melrose Ave. y Beverly Blvd.), donde están las tiendas de las grandes firmas, y en Santa Monica Blvd. y Sunset Blvd. donde encontrarás propuestas jóvenes y algo más económicas. La oferta gastronómica de este barrio es sin duda una de las mejores de la ciudad, así que aprovecha para tomar algo en esta zona tan cool.

Antes de que caiga la noche aprovecha que estás por esta zona de la ciudad para dejarte ver por Beverly Hills. En Rodeo Drive te sorprenderá el lujo de sus locales y el glamur de sus gentes, pero si lo que quieres es ver a algún famoso, súbete en un Trolley Tour y recorre la ruta de las mansiones de los famosos.

Día 2: LA (Santa Mónica, Malibú Beach, LACMA y Downtown)

Una de las playas más conocidas de LA es Santa Mónica. A ambos lados del muelle (el famoso Santa Mónica Pier) encontrarás cafés y restaurantes en los que picar algo si el hambre aprieta. El deporte en este área costera de la ciudad es cada vez más común, así que no dejes de alquilar una bici o unos patines para pasear la playa sobre ruedas.

Después de Santa Mónica puedes acercarte a Malibú, otra de las playas más fascinantes de Los Ángeles. Relájate en sus calas y disfruta de la intimidad de sus zonas escondidas. Malibú es en realidad una ciudad costera con multitud de pequeñas playas, y de entre todas ellas nuestras recomendaciones son Matador State Beach y Surfrider Beach.

Al anochecer, el Downtown es una visita obligada. En este pequeño distrito financiero, el arte, la restauración y la noche también son protagonistas de la escena. Si lo tuyo es el arte acércate al Museo de Arte Contemporáneo (MOCA), y vista las galerías que se sitúan en las calles Spring y Main. Justo cuando el sol se esté poniendo, súbete a una de las rooftops (azoteas) que los hoteles y los restaurantes tienen para contemplar la puesta de sol y la ciudad iluminada por la noche.

Día 3: Palm Springs y/o Joshua Tree de camino al Gran Cañón

Dejando atrás la ciudad Los Ángeles, ponemos rumbo al Gran Cañón. Como el viaje es algo largo, aprovechamos para hacer noche en uno de los sitios más emblemáticos de California: Palm Springs. La paradoja quiso que los adinerados de este estado vinieran hasta el desierto a pasar sus vacaciones, y gracias a eso Palm Springs se ha convertido en uno de los destinos preferidos para ver casas, arquitectura, lujo (y piscinas para sofocar el calor).

También puedes parar en Joshua tree, uno de los parques nacionales más especiales de esta costa. Déjate sorprender por su naturaleza desértica y pedregosa, y por los árboles mágicos que dan nombre a este lugar.

Día 4: Gran Cañón y ruta hacia Las Vegas

Dicen que el Gran Cañón crea una sensación estremecedora la primera vez que se contempla, y es que su belleza es algo antes nunca visto, y todo gracias a la naturaleza, que le confiere ese color rojizo tan especial y imponentes aberturas que parecen que abrieran la tierra en dos.

Una forma divertida de ver el Gran Cañón es sobrevolando en un helicóptero. También se puede bajar hasta las grutas naturales que la erosión ha ido cavando durante miles de años y disfrutar de una ruta de trekking a través de ellas.

Por la tarde pon rumbo a Las Vegas y disfruta del paisaje desértico que irás descubriendo desde la ventanilla.

Día 5: Las Vegas

Después de una bocanada de aire fresco en plena naturaleza en el Gran cañón, cambiamos de tercio y nos dirigimos a la ciudad de los casinos: Las Vegas. No te pierdas los míticos casinos (y sus fiestas) del Bellagio, del Caesar Palace, del París, del Flamingo y del MGM.

Aunque es bien sabido que lo que pasa en Las Vegas, se queda en Las Vegas, te recomendamos un par de consejos útiles que harán que no pierdas la cabeza durante tu estancia en la ciudad del juego. El primero es que te marques un presupuesto por día y no te dejes llevar o acabarás perdiendo hasta la cabeza. El segundo consejo es que echándole cara y una buena sonrisa, en Las Vegas se puede entrar donde se quiera (fiestas privadas, jolgorios en piscinas, etc).

Día 6: San Francisco (Golden Gate, Union Square, Little Italy, Chinatown y Castro)

Dejamos Las Vegas atrás y llegamos a san Francisco, una ciudad sorprendente por su extraña similitud con las ciudades europeas. Si llegas a San Francisco en coche, no dudes en hacer una entrada triunfal a través del archiconocido Golden Gate (el puente colgante de San Francisco).

Tu visita por San Francisco puede comenzar por el Union Square. En esta zona encontrarás las tiendas más lujosas de los grandes diseñadores (Louis Vuitton, Gucci, Dior, Versace) y los mayores grandes almacenes de la ciudad (Macy’s, Bloomingdale’s y Nordstrom). Cerca de esta plaza encontrarás una parada de tranvía. Si a estas alturas de la jornada ya estás cansado de caminar, tómalo para desplazarte por la ciudad de una manera diferente.

Otros dos must de SF son Little Italy y Chinatown. Pasea por Little Italy desde el cruce de la calle Broadway con la avenida Columbus. Desde allí ya tienes libertad para perderte y recorres sus calles y avenidas y contemplar la magia de sus edificio repletos de colores y pinturas en sus fachadas.

Debido a su cercanía con Chinatown, muchas veces cruzarás de un barrio a otro sin darte cuenta. En esta ciudad china se encuentra la segunda comunidad china más grande de EEUU, lo que la convierte también en una de las más auténticas del mundo, inundada de farolillos, miles de colores, tiendas y un centenar de restaurantes.

Antes de que acabe el día, date un garbeo por Castro, el barrio gay de la ciudad. Una excelente idea es hacer un buen brunch en cualquiera de sus modernos restaurantes. Antes de marcharte, date un paseo por el barrio y contempla sus maravillosas vidrieras y los teatros históricos que por sus calles se esconden.

Día 7: San Francisco ( Pier 39, Haight Ashbury y Twin Peaks)

Si a principios de la semana estábamos en el muelle más famoso de LA, ahora toca el de San Francisco: El Pier 39. Su olor a mar y las vistas a la Isla Ángel, Alcatraz, el Golden Gate y el Puente de la Bahía no dejan a nadie indiferente.

Más tarde puedes acercarte a Haight Ashbury, otra de las zonas más emblemáticas de la ciudad por su interés histórico, y es que es precisamente aquí donde, a finales de 1960, nació el movimiento hippy. Hoy es la zona bohemia y alternativa de la ciudad, y en ella puedes ver tiendas modernas y vanguardistas, comercios de artesanía y clubs de música en directo.

A media tarde hay una parada obligatoria si estás en San Francisco, y esta es Twin Peaks. Estos picos gemelos son los segundos más altos de la ciudad, y desde ellos la vista de la ciudad es impresionante. Si esperas un poco, el atardecer es la mejor hora para contemplar el horizonte.

Valora este reportaje

¿Te ha gustado este reportaje? Lo puedes valorar del 1 al 5. ¡Gracias por tu contribución!

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (1 voto, promedio: 5,00 sobre 5)

Loading...Loading...


Artículos relacionados

Viajar en coche por la Costa Oeste de USA, consejos para conducir y orientarse

Si viajas por la Costa Oeste, el coche puede ser tu mejor aliado o tu peor enemigo. Como turista, una

El idioma español en la Costa Oeste

El idioma en la Costa Oeste: presencia del español y día a día del turista con el idioma. El inglés:

Consejos de seguridad para viajar por la Costa Oeste de los Estados Unidos

La premisa inicial es clara: viajar por la Costa Oeste de los Estados Unidos es muy seguro y el turista

Sin comentarios

Escribe un comentario
Sin comentarios Puedes ser el primero que comente este artículo!

Escribe un comentario

Tu email no será publicado
Campos obligatorios señalados*